Los cinco spoilers más gordos de Spiderman: No Way Home

Tras incontables días de espera, la película del año ya está aquí. Spiderman contra cinco de sus enemigos, procedentes de las tres esquinas de la franquicia arácnida en el cine. Spiderman ante el difícil reto de culminar una trilogía por todo lo alto, sin el clásico traspiés final que encierra la tercera película de cada trilogía. La fórmula de Marvel Studios + Sony puesta a prueba una vez más, para delirio o antorcha de los aficionados. Y… ¡oh mamma! Vaya dos horas y media de infarto que han regalado a los aficionados. Pero al grano, que habéis venido aquí para leer spoilers y eso es lo que os vamos a dar. Spoilers. Spoilers XXL como pocas veces habían ocurrido en una película de superhéroes. El que continúe leyendo estas líneas, lo hace bajo su responsabilidad, salvo que tenga a mano uno de esos hechizos del Doctor Extraño que, bueno, espera, que esto también es un spoiler. Empezamos, dadle al play. 

Matt Murdock in da house

¿Quién es ese hombre, que me mira y me enamora…? No, no estamos hablando de Pasión de Gavilanes, no. Estamos hablando de Matt Murdock. El abogado más famoso del Universo Marvel y el alter-ego de Daredevil hace su aparición en el primer tramo de la película. El ritmo frenético del arranque casi no da tiempo al espectador a deshojar la margarita de si aparecerá o no aparecerá, porque de repente, ¡pum!, “necesitas un buen abogado”. Y sí, sale Matt Murdock y eso ya de por sí solo es un orgasmo. Pero lo que verdaderamente lleva al éxtasis al aficionado (y estoy hablando en tercera persona, pero debería aplicar la conjugación en primera persona…) es que ese Matt Murdock es, obviamente, Charlie Cox, quien ya interpretara al personaje en el Netflix-verso de… ¡espera!… ¿2015? OMG cómo pasa el tiempo. Lo dicho, que Charlie Cox está oficialmente de vuelta en el universo de Marvel Studios y aunque aparece cosa de ¿un minuto? es tiempo suficiente para lucirse y emocionarnos. Bravo y gracias, Marvel. ¿Y su peli pa’cuando?

Las muchas muertes de la tía May

Lo que en los cómics se había convertido en un meme durante mucho tiempo, con muertes de la tia May por doquier, ha traspasado de las viñetas a la gran pantalla. En el ecuador de la película y a consecuencia de un combate contra el Duende Verde, la tia May muere. Sí, amigos, el personaje interpretado por Marisa Tomei muerde el polvo en una de las escenas más emotivas del filme, justo después de pronunciar la frase más conocida y didáctica de la mitología del trepamuros: “Un gran poder conlleva una responsabilidad”. Catarsis y lágrimas por doquier. Y aunque muchos lectores seguramente se pasaron la segunda mitad del blockbuster esperando un último giro de guión para devolver a la tía May al mundo de los vivos al más puro estilo One More Day, lo cierto es que eso no ocurre. Dead is dead y aquí no hay un “lo hizo un mago” que valga. Larga vida a May Parker.

Tres arañas se balanceaban sobre la tela de una araña…

Durante dos años, desde que acabó Avengers: Endgame, me he cansado de escuchar en bodas, bautizos y comuniones que lo que consiguió Marvel Studios con Portals y esa mega-reunión de héroes era algo que no se podría igualar nunca. Cada vez que oía eso me entraba un ataque de tos y yo, un True Believer, sabía que ese momento llegaría tarde o temprano. Aunque nunca pude imaginar que sería tan temprano. Al grano. Tras años de rumores, filtraciones, engaños y hype XXL sobre si en esta película regresarían los dos Spiderman previos a Tom Holland en las películas de Sony, la realidad es que… sí, tanto Tobey Maguire como Andrew Garfield regresan para delirio y disfrute propio (porque se les ve encantados) y del aficionado. Y regresan a través de portales. ¡Anda, mira, como en Endgame! Y lo que podría ser un caramelo en forma de cameo, que era lo máximo a lo que aspirábamos algunos, se convierte en más de media hora larga de metraje de los tres Peter Parker interaccionando entre ellos, combatiendo a los Cinco Siniestros y celebrando el mito de Spiderman y las muchas caras del poliedro que supone su historia. Momentos para el recuerdo, incluyendo la redención de Andrew Garfield, que consigue salvar a M.J. de una forma muy similar a como no pudo salvar a su Gwen Stacy. Yo no estoy llorando, ¡tú estás llorando! Es que… ¡Tres Spiderman juntos en pantalla a la vez! Lo nunca visto hasta ahora, ¿verdad?

Si te he visto no me acuerdo

La muerte de la Tía May y la derrota (y curación) de sus enemigos no es suficiente. Tras haber cumplido con su parte, Peter Parker contempla impotente que no es suficiente. El cielo se resquebraja, las fronteras del multiverso se distorsionan y la misma existencia está en peligro. El hechizo lanzado por el Doctor Extraño al comienzo de la película para hacer olvidar al gran público la identidad secreta de Spiderman salió mal por las enmiendas improvisadas de Peter Parker. Demasiadas clausulas y letra pequeña, que hacen que todos aquellos que a lo largo y ancho del multiverso sepan la doble identidad del héroe quieran “hacerle una visita”. Para evitar esta destrucción multiversal, solo hay una solución. El Doctor Extraño debe hacer que todo el mundo olvide quién es Peter Parker. Todo el mundo, sin excepción. Eso incluye a Mary Jane, a Ned Leeds, a Flash Thompson, a los Vengadores y hasta el propio Hechicero Supremo (spoiler: el Hechicero Supremo en realidad ya no es Stephen Extraño, sino Wong, quien adquirió ese papel con la desaparición de Extraño durante el chasquido de Thanos). Como en aquellos cómics de Joe Quesada y Paolo Rivera, vamos. Conclusión: el Peter Parker que tenemos al final de la película y que enfila la siguiente trilogía es un Peter Parker desconocido para todo el mundo. No solo no saben que no es Spiderman, sino que no saben quién es Peter Parker. Ni siquiera Happy sabe que era el sobrino de su ex novia fallecida. Tabula rasa y a volver a empezar, y encima sin blanca y en su piso de soltero. Como en los cómics. Clavadito.

 

Escenas post-creditos

Vaya por delante que ni Peter Parker ni Spiderman salen en las dos escenas post-creditos. La primera, cortita y supuestamente divertida, está protagonizada por Tom Hardy y la voz del simbionte conocido como Veneno, de parranda multiversal en la Tierra Marvel. Un minuto de promo que, es de suponer, sienta los cimientos para la primera película de la próxima trilogía de Spiderman. O no, vete a saber. La segunda escena post-créditos es un tráiler encubierto de la próxima película del Doctor Extraño: Locura en el Multiverso. Por estos dos minutos de teaser-trailer desfilan el Barón Mordo, Wong, Miss America Chavez, Wanda Maximoff, la novia de Extraño cuyo nombre no consigo acordarme y, ojo cuidado, no uno sino dos Doctores Extraño. El que viste y calza su reluciente e inquieta capa roja… y la versión oscura que hemos visto recientemente en What if…?, más parecida a un Jafar de toda la vida y que lleva pintada la raya del ojo para transmitirnos un acojone de primer nivel. Los toqueteos mágicos de Stephen han llegado demasiado lejos, y este último de borrar colectivamente la mente a todo un universo es más de lo que los tejidos del multiverso se pueden permitir. Es decir, que tanto mezclar acido sulfúrico con ácido clorhídrico o yo qué sé, el buen doctor la “ha liao parda”. Y ahora le toca salir al mal doctor. Doctor Extraño vs Doctor Extraño, fight. Bring me palomitas. Mayo 2022.