Wytches, la obra de terror de Scott Snyder y Jock en el que revisan las historias de brujas

¿Qué es lo que te atemoriza? Probablemente nadie responderá a esta pregunta con algo sobrenatural. Ahora mismo, seguramente, el miedo mayoritario tenga que ver con la imposibilidad de progresar. Las perspectivas de futuro no son muy halagüeñas. Hay temas, anhelos y tormentos universales. Las experiencias vitales, aún con marcadas diferencias estructurales y culturales, guardan bastantes puntos en común.

Uno de esas experiencias es el camino de la niñez a la adultez. Es un momento de descubrimiento en el que todo se vuelve raro. Aunque hay personas que lo recuerden como algo más o menos positivo, lo cierto es que no es el mejor momento de la vida de nadie. No entendemos ni  nuestro cuerpo, ni el mundo que nos rodea, ni por qué hacemos lo que hacemos, ni a nosotros mismos… Y sí, eso da miedo a cualquiera. 

Wytches es un cómic que habla de todo ello: del inevitable paso a la madurez. No solo desde la perspectiva una adolescente, sino de la de toda una sociedad estancada en pedirle a entes sobrenaturales que solucionen sus problemas a falta de saber cómo lidiar con ellos. Y cómo esta adolescente forastera desafía esa carencia social.

Sí, esto no es un cómic con vocación social. Por ese motivo,  se envuelve todo en capas de ficción tenebrosas. El terror sirve siempre para hablar de aspectos de nosotros mismos que, de otro modo, no nos atreveríamos a observar. Una herramienta introspectiva que permite aproximarse de una forma segura a aquello que nos perturba. 

De este cómic también se aprende que hay que lavarse los dientes todas las noches o sangrarán las encías.

Scott Snyder es un guionista irregular. Pero cada aproximación que hace al terror, vale la pena prestarle atención. Hay que tener en cuenta que ya demostró tener una voz con mucho que aportar en Severed, The Wake y American Vampire. En esas tres historias consiguió emplear todo lo que funciona de los distintos subgéneros en los que se enmarcan estas historias, pero tratando de dar con conceptos refrescantes que consigan renovar el interés sobre algo que parecía que ya había tocado techo.

Al contrario que estas (salvo, tal vez, por Severed, con la que guarda más de una cosa en común al ser ambos un gótico americano con toques de folk horror), en Wytches nos enfrentamos, tal y como explica el propio autor, con su historia más personal. Vivía cerca de un bosque y él  y un amigo de la infancia creían que ahí habitaba una bruja, lo cual avivó su imaginación hasta llegar a la publicación de esta obra.

Sus dos primeras páginas ya resumen perfectamente la intención de la obra: una redefinición completa de lo que se entiende que es una bruja. El guionista se aleja todo lo posible de las convenciones (renovadas por la no menos excelsa The VVitch, de Robert Eggers.) y de las ideas preconcebidas que tenemos alrededor de la bruja para crear un nuevo mito.

Y todo ello en una historia coming an age realmente oscura. También se permea de algunas ideas del feminismo (al fin y al cabo, ¿No son las brujas una representación del terror social hacia la liberación total de la mujer?). Pero lo hace de un modo sutil, con inteligencia y espíritu transgresor. Subvierte expectativas e invierte muchos moldes. Lo que habitualmente suele asociarse con ese ideal tiende a jugar un papel antagónico aquí el papel antagónico. Aquí es el protagonista que tiene que enfrentarse a la comunidad, que lleva largo tiempo corrupta, precisamente, por la influencia de esa magia .

No menos trascendental y terrible es que en el centro está una problemática relación paterno-filial y los problemas comunicativos entre ambos. Y es que ahí lanza una capa que añade interés y complejidad a esta historia. También habla de conseguir sacar el heroísmo de los lugares más rotos. Y de como la solidaridad vence al egoísmo, representado en ese microcosmos que simula el clásico pueblo donde todo parecer ir bien.

Pero, más allá de los temas que trate y el modo en el que los trata, nos encontramos con una historia que produce verdadera congoja. Snyder, con solo seis números, nos presenta y desarrolla un mundo muy particular en el que nada es lo que parece. Y lo hace con un ritmo muy fluido, dejando de lado artificios o trucos que ha usado en su trabajo superheroico y con una concisión muy potente. Sabe manejar los tempos muy necesarios para saber contar historias de terror que funcionen y consigue ser contundente. 

Cuando la última vez que viste Yggdrasil era de día.

Nada de esto tendría el más mínimo efecto si no fuera por la fuerza atmosférica y perturbadora del arte de Jock. No es un dibujante realista, si no que opta por ser bastante expresionista, lo cual barre a favor de transmitir esa incomodidad y extrañeza al lector. Capta perfectamente la esencia de la historia y crea imágenes realmente imborrables y perturbadoras  

Por último, cabe destacar también los magníficos colores de Matt Holligsworth. A través de una técnica mixta, primero le da una capa de colores planos, tenebrosos y oscuros con un procesado digital. Pero lo realmente interesante y rompedor son las acuarelas difuminadas que luego lanza sobre ese trabajo de color. El resultado es algo que completa esa construcción de la identidad visual de esta serie. A lo anterior, se añade una sensación de surrealismo, de irrealidad, aderezado de psicodelia. Un acabado gráfico fantástico.

El tomo publicado por ECC Ediciones trae consigo extras muy jugosos, tales como artículos escritos por el propio Snyder en distintas ediciones de la obra, imágenes del proceso creativo de las páginas que permite ver toda la evolución por la que han pasado hasta llegar al resultado final de Jock. bocetos y conceptos del artista, una muestra del trabajo de coloreado de Matt Hollingsworth, pósteres y portadas promocionales y una historia corta que se publicó a modo de teaser de lo que estaba por venir con la miniserie. Es una edición esperada, pero que se ha cuidado con mucho mimo. 

Wytches es una celebración de los miedos infantiles. Una disruptiva e innovadora visión de ese mito que es la brujería. Un recordatorio de la versatilidad tan única que tiene el género. En definitiva, es esa historia de terror contada en una acampada con una linterna iluminando al narrador desde debajo que a todos nos habría gustado contar.

Tened cuidado con las brujas. Y recordad que los árboles hablan y han vivido muchas vidas.

Título: Wytches
Guión: Scott Snyder
Dibujo: Jock
Color: Matt Hollingsworth
Edición Nacional: ECC Ediciones
Edición original: Image Comics
Formato:   Cartoné, 192 páginas a color.
Precio: 25 €